El padre José Luis Crespo, nació un 21 de septiembre de 1943 en la localidad leonesa de Izagre. Aunque creció y tenía como verdadero pueblo a Mayorga del campo, tierra del santo obispo misionero Toribio de Mogrovejo.

El padre Crespo, fue un sencillo y humilde sacerdote de los pobres y la misión. dedicó la mayor parte de su vida a las misiones populares en muchas poblaciones de la geografía española. Además, tras un breve período de docencia en Barakaldo, desempeñó una encomiable labor apostólica en la zona rural, y también marginal, de la diócesis de Albacete.

Los que tuvimos la suerte de convivir con él, descubrimos a una persona trabajadora, pacificadora, alentadora y entusiasta por la misión que, descubrió en lo pequeño, al Dios de los pobres.

Constantemente repetía, en referencia a nuestros barrios de Albacete: “Nosotros no hemos venido a salvar a los pobres sino a vivir nuestra fe con ellos y entre ellos”.

Gracias José Luis por tus grandes enseñanzas misioneras. Gracias por interceder por nosotros ante a ese Dios de la vida que te acogió el 6 de septiembre en sus brazos misericordiosos. Gracias por amar tu vocación, por escucharnos a los que empezábamos en este camino y por acoger a los que tenían inquietud vocacional entre nosotros.

Seguro que el P. Marino y tú estáis haciendo un buen tándem misionero en la Casa del Padre. Rogad por nosotros.