El pasado 27 de septiembre, día de San Vicente de Paúl, pasé la mañana con los Misioneros Paúles.

Una mañana en la que aprendí a valorar el tesoro de la Iglesia que son los pobres.

Agradezco a la comunidad que me hayan recibido como uno más.

J. Miguel OR