Hijo, actúa con humildad en tus quehaceres, y te querrán más que al hombre generoso (Ecl. 3,17).