La experiencia de los dos discípulos de Emaús nos ayudará a reconocer la presencia del Resucitado en el camino de cada día. Un camino que se transformará en “la senda de la vida” si nuestra fe y nuestra esperanza reposan en ese Dios Padre que liberó a Jesús de las ataduras de la muerte.

¡Caridad y Misión!

P. Chuno, CM

Pincha en una de las siguientes imágenes para descargar la Lectio de este domingo (formato PDF o Word):

 

Formato Word

Formato PDF