Los Misioneros Paúles hemos sido mirados con misericordia y somos llamados a ser «Hombres apostólicos y misericordiosos».